Menú

¿Es malo poner el aire acondicionado a un bebé?

Son muchos los padres se preguntan si es bueno usar el aire acondicionado con un bebé. Es normal, nadie quiere que su bebé enferme por usar el aire acondicionado, por lo que vamos a dar respuesta a esta pregunta.

Para dar respuesta a nuestra pregunta nos hemos puesto en contacto con uno de los mejores pediatras, el cual nos ha dado una serie de recomendaciones a través de las cuales podemos explicarte en este artículo si es bueno o no usar aire acondicionado en casa cuando hay un bebé.

¿Qué opción de aire acondicionado es mejor para un bebé?

Es importante realizar una instalación de aire acondicionado de calidad para que el bebé pueda disfrutar de un ambiente agradable en el interior de casa, pero a su vez su salud no corra riesgo.

Si realmente quieres disfrutar de una buena experiencia, te recomiendo ponerte en manos de profesionales. Si no sabes a quién acudir en https://tsclima.com/aire-acondicionado-valencia/ podrás encontrar a los mejores expertos en aire acondicionado de Valencia. Los expertos de Tsclima analizarán tu vivienda y necesidades y te dirán qué opción encaja mejor con lo que buscas. Por ejemplo, el aire acondicionado por conductos puede ser una buena alternativa, siempre y cuando la vivienda esté preparada para ese tipo de instalación.

Solo debes ponerte en contacto con profesionales y te indicarán qué opción encaja mejor en tu vivienda. Así podrás poner aire acondicionado y tu bebé podrá disfrutar siempre de un ambiente realmente agradable.

¿Debo instalar aire acondicionado en la habitación del bebé?

¿Tu bebé anda de mal humor y le cuesta dormir cuando hace calor? Es comprensible que los días calurosos se vuelvan largos y emocionalmente desafiantes tanto para él como para ti. Imagina que, al igual que nosotros, las noches pueden resultar incómodas para un bebé cuando el calor es extremo. Lo complicado es que él no puede expresar lo que siente ni comunicar sus necesidades claramente.

Si cuentas con aire acondicionado, considera instalarlo en la habitación del bebé. Podría ser una excelente idea para mejorar la temperatura y hacer que las noches sean más tranquilas para tu pequeño. Es importante tener en cuenta que el aire acondicionado tiende a ser más seco que el aire ambiente. Para contrarrestar esto, puedes colocar un recipiente con agua en la habitación o incluso utilizar un humidificador para mantener un ambiente más confortable. Así, tu bebé podrá descansar mejor durante las noches calurosas.

¿Se debe poner aire acondicionado en la habitación de un bebé?

A veces creemos que el aire acondicionado puede afectar el sueño del bebé, pero en realidad, solo necesitas tener en cuenta dónde lo instalas. Colócalo lejos de la cama del bebé para que el aire no llegue directamente hacia él. Asegúrate de que la salida de aire esté en la dirección opuesta a su cama para evitar que el aire le llegue directamente al cuerpo o a la cara. Además, deja un espacio suficiente entre la salida de aire y la pared para que la habitación se enfríe de manera uniforme.

Piénsalo un momento: es crucial darle mantenimiento a los filtros de tu aire acondicionado cada tres meses para asegurar que funcione de manera eficiente. Así garantizas un aire limpio y fresco en el hogar.

¿A qué temperatura hay que poner el aire acondicionado para un bebé?

La temperatura perfecta para que tu bebé duerma bien está entre 18°C y 19°C. Mantener esta temperatura ayuda a que tenga ciclos de sueño más reparadores y facilita la regulación de su temperatura corporal, algo complicado de manejar para ellos. En situaciones de calor intenso, te sugiero ajustar el aire acondicionado 5 grados por debajo de la temperatura máxima exterior. Por ejemplo, si afuera están haciendo 29°C, programa el aire acondicionado de la habitación del bebé a 24°C. Esta regla sencilla también es válida para tu dormitorio y todas las habitaciones de la casa, evitando sensaciones de frío y minimizando las grandes diferencias de temperatura entre el interior y el exterior de tu hogar.

No pierdas de vista la importancia de ventilar regularmente la sala y la habitación del bebé para garantizar la renovación del aire en todas las áreas de tu casa.

¿Es buena idea dejar el aire acondicionado encendido toda la noche?

En este caso, todo gira en torno a la temperatura exterior. Durante los periodos de calor intenso, es probable que la temperatura sea muy alta por la noche. En ese caso, puedes ajustar el aire acondicionado al mínimo para no interferir con el sueño del bebé y evitar grandes fluctuaciones de temperatura entre su habitación y el resto de la casa.

Si las noches son más frescas, sería recomendable apagar el aire acondicionado para permitir que la temperatura aumente gradualmente en la habitación durante la noche. También puedes considerar abrir ligeramente la ventana para disfrutar de la frescura del rocío y facilitar la circulación del aire.

¿Cuándo encender o apagar el aire acondicionado en la habitación del bebé?

Si tienes al bebé en la cuna, lo más recomendable es ajustar el aire acondicionado a una potencia mínima o moderada para evitar que el aire frío se escape demasiado en la habitación. Para lograr la temperatura perfecta para que tu pequeño duerma bien, es aconsejable encender el aire acondicionado unas 2 horas antes de acostarlo.

Después, puedes apagarlo o reducir la potencia al mínimo mientras duerme para no perturbarlo y permitir que la temperatura de la habitación aumente suavemente. Asimismo, si estás planeando salir o cambiar al bebé de habitación donde no haya aire acondicionado, recuerda apagarlo aproximadamente 1 hora antes para evitar un cambio brusco de temperatura entre el interior y el exterior de la vivienda.

Consejos para que el bebé duerma mejor en los días de calor

Asegúrate de que la cama del pequeño no esté demasiado cálida. Deja solo su edredón favorito y retira los parachoques para permitir que el aire circule libremente. Si el protector del colchón tiene una capa de plástico, quítalo durante las altas temperaturas. Opta por pañales más grandes con un tejido más ligero.

Elimina el exceso de ropa innecesaria para que el bebé esté cómodo mientras duerme. Un body sin mangas, un pañal de algodón o una braguita son suficientes. Puedes prescindir del edredón y utilizar una sábana ligera para no interferir con su descanso.

Ofrece un baño tibio bajando la temperatura recomendada a 35°C o 36°C para refrescar suavemente su piel. Después del baño, sécalo completamente antes de colocarlo en su habitación o en un lugar con aire acondicionado para evitar que el contacto del aire fresco sobre su piel húmeda lo haga resfriar.

Hidrata bien la piel del bebé antes de acostarlo para preservar la humedad. Anima a una ingesta regular de pequeñas cantidades de agua para mantener una buena hidratación. Puedes también rociar un poco de niebla sobre su cama y piel para regular su temperatura. Un consejo adicional: ¡guarda la botella en el refrigerador para un toque fresco!

Enmascara su habitación durante el día para mantenerla fresca. Cierra ventanas y cortinas para evitar que el sol caliente demasiado el interior. Aprovecha para ventilar por la mañana o cuando apagues el aire acondicionado.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

También te interesará:

TE RECOMENDAMOS LEER MÁS SOBRE ESCUELA DE PADRES

Envía un comentario
Más en Escuela de padres
Esquiar en Sierra Nevada con niños: guía completa

Las montañas de Sierra Nevada son uno de los enclaves naturales más espectaculares de la geografía española y además uno de los destinos favoritos...

Cerrar