Menú

Versos cortos de amor

Si estás buscando las palabras adecuadas para enamorar a esa persona especial, pero por cualquier motivo no te vienen a la cabeza, no dejes de leer los mejores versos cortos de amor que hemos preparado para ti.

Bucea entre las docenas de preciosos versos para encontrar el que más se ajusta a tus necesidades.

Tienes dos posibilidades o bien copiarlo directamente para mandárselo a esa persona tan especial o tomar un verso como referencia y personalizarlo para que le gusta más a esa persona.

Versos cortos de amor

Ante tus ojos bronceados por las nubes yo me he sentido siempre intimidado, siempre con el miedo de encontrarme solo, de que un día ya no me mires más y se vayan siguiendo a otro, solo tu corazón puede salvarme de este pánico a la soledad.

La sonrisa que me cambio la vida la vi por primera vez hace demasiados años, aunque para demasiados años los que estuve sin conocerla, parecía tan brillante tan sincera, tan poco de plástico tan auténtica, hay pequeños detalles que te pueden cambiar la vida.

¿Cuántas horas he pasado pensando en ti? En tu mirada inocente que buscaba la alegría ante el caos del mundo. En realidad, he pasado demasiado pocas, pero me han resultado demasiado estimulantes.

La potencia de tu presencia me hace sentir más seguro, sí sé que estás tú tengo la banal impresión de que nada malo puede sucederme, es como si tu aura feroz pudiera crear una barrera impenetrable a mi alrededor, una seguridad máxima, un anhelo de futuro.

Tus mejillas sonrojadas siempre me han parecido algo digno de admirar, a veces, fuerzo la situación para verla, para montar en las alas de sinrazón y no bajarme durante horas. Si la contemplación es un arte, tú siempre has sido mi musa.

Vamos a bailar, salgamos a comernos la luna para que siempre sea de día en nuestros corazones, bailemos la danza del caos, la lluvia, la que sea. Desafiemos todas las reglas que la historia nos ha impuestos, seamos libres, amémonos como la velocidad de las aves rapaces, no nos traicionemos nunca, seamos felices, que al final es de lo que se trata.

La dulce danza de la locura que nos embauca en las profundidades de la noche será nuestra fortuna y nuestra maldición, nos amaremos siempre que suene, porque en realidad, digan lo que sigan, sin locura nunca hubo amor.

¿Dónde andarán todos los besos que no me diste? Seguramente se haya perdido, quizá no los volvamos a encontrar, quizá los hallemos en las profundidades de nuestros sueños más profundos. Nunca lo sabremos, pero, la verdad, ¿A quién le importa?

¿Quieres más versos cortos de amor? Te recomendamos este artículo: Versos cortos de amor en frasesdeamor10.com

Versos para conquistar

¿Cómo he podido estar tan ciego? Tenía a la persona ideal delante y nunca lo supe apreciar, nunca lo vi, ni siquiera llegué a entenderlo. Si hubiese sido más inteligente hace tiempo que te hubiese dicho que eres la persona más especial que he conocido en mi vida, que por pasar un solo día a tu lado me quemaría lentamente la piel.

Mírame a los ojos, solo en ellos encontrarás la verdad de lo que siento, la sinceridad que tus oídos necesitan conocer. Como decían los sabios, una mirada vale más que mil palabras, y unos ojos enamorados más de un millón.

¿Oyes eso? Es mi corazón, no ha dejado de latir desde hace días, necesita sentir tu aliento para calmarse, para volverse más estable. Vivir sin tu mirada se ha convertido en una locura absurda.

Cuando me miras siento como si cientos de estacas se clavaran en mí, produciendo un dolor dulce, una extraña sensación de placer y evasión. No dejes nunca de mirarme, porque yo ya me he vuelto adicto a tus ojos y no sabría vivir sin ellos.

Pase lo que pase, siempre me tendrás a tu vera, para apoyarte en los momentos difíciles, para llorar sobre mi hombro, para que te ayude con cualquier cosa… Pase lo que pase, seré siempre tuyo, aunque tú no me creas.

Llámalo como quieras, pero los fuertes latidos de mi corazón cada vez que te veo carecen del tiempo para pensarse un nombre, carecen de todo menos de ti.

Quiero surcar contigo los cielos más altos, los lugares más lejanos, conocer las virtudes y los defectos de las alturas, sentir la cercanía con el sol y ver salir la luna de cerca. Quiero vivir contigo las mejores experiencias que la vida nos quiera regalar.

En qué punto nos quedamos, dónde se atasco nuestra conversación reveladora, quizá se paró al oír el canto de los pájaros, ¿Necesitamos oírlos de nuevo para volver a empezar?

Versos para enamorar

Ven conmigo, vamos a perdernos en esta noche estrellada, recorramos hasta el último callejón de esta ciudad para que nadie nos pueda seguir, vamos a correr deprisa, tan deprisa que los viejos del lugar nos llamen la atención. Vamos a encontrarnos en este extraño laberinto.

¿Cuándo me robaste el corazón? Ni siquiera me di cuenta, sería en alguna de aquellas tardes de paseos, mientras nos hacíamos fotos en todos los cristales de esta ciudad. O a lo mejor fue mientras me besabas, aprovechando que estaba abriendo las puertas del paraíso.

Me gustaría meterme entre tus sábanas y no salir nunca, vivir entre el olor de tus piernas y tus delirios mañaneros, sentir el tacto de tus muslos mientras golpean mi cara. Vivir en una amalgama de olores y sensaciones únicos.

Siempre he pensado que tus ojos destacaban con respecto a los del resto, no sé si es por su color tan claro o por su brillantez, un reflejo dulce y enternecedor que ablanda hasta el más duro de los corazones.

Hasta el más templado de los pulsos temblaría ante tu presencia, esa aura de seguridad que hace dudar a cualquiera, gracias por haber regalado todos esos momentos a tu lado mientras soñábamos con cambiar de vida.

Nunca volveremos a vivir esos años en los que el tiempo corría tan rápidamente, ahora los relojes se han sosegado, pero allá por donde paso el huracán de la pasión siempre nos quedará el recuerdo y la complicidad de haberlo creado nosotros.

Cuando nos fuimos, la luz se apagó, la escena se vacío y el escenario se llenó de polvo y humedades. Cuando volvimos al cabo del tiempo, lo reconstruimos con mucha paciencia, con el tesón de un padre que espera la llegada de su hijo.

Nunca volveremos a aquella viaja estación, la niebla no nos envolverá entre besos fugaces y promesas de una vida mejor. El tiempo se consumió entre risas y cervezas, ahora olemos a viejo, pero hemos encontrado en la experiencia la renovación constante de la alegría.

Allá donde nadie nos juzgue, allá donde no nos puedan encontrar, un lugar lejano de miradas de extraños que no encuentran explicación, entre humo y risas, seremos felices si es que la distancia es el olvido y el amor la finalidad.

Poemas cortos de amor

  • Tus manos pasando por mi espalda, con la lentitud de una tortuga, radiografiando mi alma, poco a poco, porque las cosas hechas deprisa no suelen ser buenas… Tus manos en mi espalda, mi corazón en tus labios y tu mirada mi adicción.
  • Nunca supe entender el amor como un vicio simple, fácil de dejar si te lo propones, siempre me ha gustada bucear en sus profundidades, agarrarme a sus entrañas y soportar los fuertes vientos del desaliento.
  • Aunque nos conocimos hace poco, sé que eres para siempre, sé que eres de verdad, que no te escondes tras la careta de la falsa jovialidad y lo políticamente correcto. Nunca te conviertas en plástico.
  • Pongamos el mundo en nuestros pies, que el tiempo trabaje para nosotros y no al revés, vamos a consumir las horas sin que ellas nos consuman a nosotros, vamos a bailar entre el caos para poner orden.
  • Llegaremos hasta final, hasta nuestro último aliento, hasta donde el cuerpo aguante… hasta que nuestra melancolía supere a nuestro espíritu y no merezca ya la pena seguir a la locura ni obviar el paso de los días.
  • Es difícil no perderse en la cartografía de tus pensamientos, aunque tus miradas se conviertan en el mejor de los mapas y los años transcurridos a tu lado en el faro ideal de los tiempos.
  • Cuando se encuentran nuestras miradas, mi alma late mientras me hierve la sangre, mientras nuestros corazones se estallan al ritmo de los suaves versos en una noche estrellada.
  • Si sigues los senderos de mis besos, llegarás hasta las entrañas de la locura de las noches disueltas en humo de cigarrillo e impulsos soñadores.
  • Te recuerdo bajo la sombra de aquel árbol, tan preciosa y tan brillante como una amapola en primavera, como los primeros rayos de sol que iluminan un prado verde. Te veo y se me llena el corazón.
  • A veces me vence el miedo y tiemblo, tiemblo mucho, pero cuando levanto la cabeza y veo que tú estás allí a mi lado, parecen deshacerse poco a poco, como un sobre de azúcar en un café, invisiblemente, mientras nadie se da cuenta.
¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.6/5 (98 votos).

También te interesará:

Envía un comentario
Más en Frases bonitas
Frases tristes
Frases tristes

Aquello que tenías que decir a la persona amada queda para siempre dentro de ti; esa persona está allá, bajo...

Cerrar