Menú

Cuento de Pulgarcito

Versión 1: Cuento de Pulgarcito

Cuento de Pulgarcito

Érase una vez un campesino y su esposa, que se lamentaban de no haber tenido nunca un hijo.

– “Cuánta tristeza y silencio hay en esta casa. Si tan solo tuviésemos un niño, aunque fuese pequeño”, – pidió la esposa una noche.

Siete meses más tarde se cumplió el deseo de la mujer, que dio a luz un bebé no más grande que un pulgar. Aun así era todo lo que la pareja había deseado, le llamaron Pulgarcito. Pasaron los años y el niño no crecía más allá de su tamaño en el momento del nacimiento. Sin embargo era un niño muy listo y hábil, que lograba siempre cualquier meta que se trazaba.

Cuento para leer de PulgarcitoUn día acompañó a su padre al bosque a buscar leña y pensó en ayudarlo a conducir el carro en el que iban. Se sentó en el oído del caballo y comenzó a darle indicaciones sobre donde debía ir. – “¡Heiii! ¡Arre! ”. Empezó a gritar como un experto conductor.

Por el camino pasaron dos forasteros, que vieron extrañados cómo el caballo iba siendo conducido solo por unas voces estridentes. Presos de la curiosidad decidieron seguir aquel carro hasta su destino y cuando llegaron a un claro en el bosque, se percataron de que la voz le pertenecía a una diminuta persona.

Pensaron cuánto dinero podían ganar si lo exhibían en la ciudad, por lo que se acercaron al campesino y le ofrecieron comprarlo.

– “¿Por qué no nos vendes al pequeño? Trabajará para nosotros” – dijeron los forasteros.

– “No” –respondió el padre – “Es mi hijo y no lo vendería ni por todo el oro del mundo”.

Al oír la propuesta, Pulgarcito escaló por los pliegues de la ropa de su padre hasta llegar a su oído y le susurró: – “Padre véndeme a estos hombres, nos viene bien el dinero y yo buscaré la forma de regresar a casa. Confía en mí”.

El padre dudó, pero luego hizo lo que le sugirió su hijo y lo intercambió por una buena cantidad de monedas. Pulgarcito se despidió de su padre y se fue con aquellos hombres, sentado en el ala de un sombrero. Cuando ya había anochecido engañó a los hombres para que lo bajaran un segundo, momento que aprovechó para colarse en una madriguera de ratón. Los hombres intentaron atraparlo, pero al ver que era en vano, decidieron marcharse.

Pulgarcito salió de aquel agujero decidido a buscar un lugar seguro para pasar la noche y encontró una concha vacía de caracol. Se estaba quedando dormido cuando sintió pasar a dos hombres que hablaban sobre robar la casa de un pastor. De inmediato tuvo la idea de darles una lección a aquellos oportunistas, por lo que se ofreció a ayudarlos.

– “Yo los ayudaré si me llevan con ustedes”, – les dijo desde el interior del caracol. – “Me deslizaré por las cañerías y le iré pasando todo lo que deseen”.

Los hombres vieron al pequeño en el suelo y pensaron que era un buen plan, por lo que lo llevaran con ellos. Una vez en casa del pastor, Pulgarcito se introdujo en el salón y comenzó a gritar con todas sus fuerzas:

– “¿Qué queréis? ¿Queréis todo lo que hay aquí?”- gritó intentando que lo escucharan.

Cuento infantil de PulgarcitoUna cocinera que dormía en la habitación contigua lo escuchó y salió a buscar a los ladrones, que habían huido atemorizados de que los descubrieran. Pulgarcito que aún no había sido descubierto trepó hasta el establo y encontró en la paja un buen lugar donde dormir.

En la mañana, el mozo de cuadra tomó una brazada de heno para echarles a las vacas, precisamente del lugar en donde dormía profundamente Pulgarcito. Sin percatarse se despertó dentro del estómago de una vaca y comenzó a gritar fuertemente para salir de allí.

El pastor en persona acudió a ver aquella obra del diablo y asustado ordenó que sacrificaran a la vaca poseída. La vaca fue descuartizada y el estómago fue arrojado al estiércol, sin dejar escapar a Pulgarcito. Un lobo que iba pasando por el lugar se encontraba hambriento por lo que se engulló el estómago de un solo bocado.

Ahora Pulgarcito se encontraba dentro del lobo, por lo que ideó un plan para persuadirlo de llevarle hasta la casa de sus padres. Desde el fondo de su panza comenzó a gritarle: – “¡Querido lobo, sé dónde puedes encontrar mucha comida para alimentarte!”

– “¿Adónde debo ir?” – preguntó el lobo curioso.

Pulgarcito le comenzó a explicar cómo llegar a la casa de sus padres y le prometió que iba a encontrar toda clase de manjares. Una vez caída la noche el lobo entró por la trampilla de la cocina y acabó con toda la comida que había en la dispensa. En cuanto se dispuso a salir repleto de tanta comida, se dio cuenta de que no cabía por el mismo lugar por donde había entrado.

Pulgarcito que había previsto la situación, comenzó a patalear y a dar gritos en la barriga del lobo. Los chillidos despertaron a sus padres, quienes vieron al lobo intentando escapar. Ya se disponían a darle un golpe con el hacha, cuando Pulgarcito gritó:

– “¡Padre! ¡Madre! ¡Estoy en la barriga del lobo!”

Los padres agradecieron al cielo el regreso de su hijo y de golpe mataron al lobo, liberando a Pulgarcito. Pulgarcito les contó todas las aventuras que había vivido, orgulloso de sus hazañas. Los padres lo abrazaron, lo alimentaron y vistieron con ropas nuevas, prometiéndole que nunca más lo dejarían ir.

Versión 2: Cuento de Pulgarcito

Érase una vez una familia de lañadores muy humildes cuyos hijos eran todos varones. De siete hermanos, el más joven de todos a pesar de ser muy inteligente y perspicaz era muy pequeño, tan pequeño que se podía comparar con el dedo pulgar al cual le debía su nombre, “Pulgarcito”.

La astucia de Pulgarcito lo mantenía siempre atento a cualquier detalle, y fue una noche cuando el joven escuchó una conversación de sus padres que le cambiaría la vida para siempre. La conversación lo entristeció mucho pues ellos hablaban sobre lo difícil situación económica de la familia. A pesar de la tristeza que le causó, rápidamente comenzó a buscarle una solución a esta situación.

Cuando amaneció, salió en busca de sus hermanos para alertarlos sobre lo que estaba sucediendo. Reunidos todos en el pajar, Pulgarcito les contó lo sucedido y les dijo:

– Ya nada de estos debéis preocuparle pues yo ya tengo una solución.

El hermano mayor un poco alarmado y desconfiado le dijo:

– ¿No me digas? ¿Qué es lo que pretendes?

– Mi solución es muy sencilla buscar oro y riquezas por el mundo. Para esto les propongo que mañana cuando vayamos en busca de leña al bosque nos escondamos detrás de los arbustos y esperemos a que ellos se cansen de buscarnos para salir en busca de nuestros propósitos.

Ante esta respuesta de Pulgarcito el más miedoso de todos los hermanos dijo:

– ¿Y qué hacemos si nos perdemos en el bosque? Cuando cae la noche, él se vuelve muy tenebroso y oscuro.

– Esto no va hacer un problema pues ya he pensado en eso. Mientras nos traslademos yo iré dejando miguitas de pan para poder encontrar el camino de regreso a casa.- respondió sabiamente Pulgarcito, que sabiamente ya había pensado en todo.

Después de todas estas explicaciones, todos los hermanos quedaron convencidos y juraron no contar de su plan a nadie.

Esa misma tarde sus padres le pidieron ayuda para recoger ramas en el bosque. Siguiendo el plan tal y como Pulgarcito se los había explicado los muchachos actuaron.

Algunos imprevistos surgieron pues la noche cayó antes de lo normal y una terrible tormenta comenzó a desarrollarse, esto les provocó miedo y trataron de volver a la casa rápidamente, pero las migas de pan que los guiarían de regreso a casa habían desaparecido y la única explicación posible era que los pájaros se las habían comido.

Ante tal situación, el hábil Pulgarcito, subió corriendo a un árbol con el propósito de encontrar un sitio hacia dónde ir, y fue en ese momento cuando divisó una luz a lo lejos. Rápidamente bajó del árbol y les dijo a sus hermanos:

– ¡Pude ver una casa así que iremos hacia allá!

Después de un largo caminar bajo la lluvia y de horas de cansancio y hambre llegaron al lugar. Al llegar una señora les abrió, a la que Pulgarcito le dijo:

– Somos siete niños que nos hemos perdido en la oscuridad de la noche y no sabemos dónde ir. ¿Tendría usted la cortesía de dejarnos pasar a la casa?

La mujer un poco desconcertada por tal petición les dijo:

– ¿Ustedes no saben quién es el dueño y señor de esta casa?

Después de ver la negación que le hicieron con la cabeza, la mujer les explicó que ella vivía ahí con su esposo, un temible ogro, que si los encontraba en la casa no dudaría en preparar con ellos una deliciosa sopa. Los niños a pesar de escuchar eso estaban tan exhaustos que no pensaron en las consecuencias y le suplicaron que los dejara descansar. Después de tanto insistir, la señora accedió a la petición de los niños y después de darles de comer los escondió debajo de la cama.

Un rato más tarde llegó el malvado ogro, quien nada más entrar en la casa comenzó a gritar como un loco:

– ¡Hay carne fresca en mi casa, puedo olerlo!

Aterrorizados del miedo permanecían bajo la cama pero los encontró. Inmediatamente quiso comérselos pero su mujer lo convenció de que por el momento tenían comida suficiente que los dejara para el día siguiente.

Esa noche ellos se acostaron a dormir en la misma habitación que las siete hijas del terrible ogro, pero al entrar Pulgarcito observó que las pequeñas tenían siete coronas de oro en la cabeza.

A pesar de que la mujer logró convencer al ogro, Pulgarcito desconfiaba de su palabra así que mientras todos dormían tomó las coronas de las pequeñas hijas del ogro y las colocó en la cabeza de sus hermanos. Y nuevamente tuvo razón porque a media noche el ogro entró en la habitación y dijo:

– Déjame ver a quien tenemos aquí… ¡Ay no! ¡Estas son mis hijas!

Así que gracias a la astucia del pequeño niño, el ogro se comió a sus hijas pensando que eran los siete hermanos.

Nada más que el ogro se volvió a quedar dormido, Pulgarcito despertó a sus hermanos y se fueron corriendo de ese terrible lugar.

Al amanecer cuando el ogro despertó y vio todo el engaño, se puso sus botos de siete leguas y salió en busca de ellos. Cuando ya le falta poco para atraparlos, los niños lo escucharon y se escondieron bajo una piedra. Como el ogro se cansó tanto se quedó dormido, y en ese momento Pulgarcito le dijo a sus hermanos que regresaran a la casa. Mientras tanto el se puso las botas mágicas del ogro y fue hasta su casa, y al llegar le dijo a su señora:

– Ha ocurrido una desgracia, el ogro ha sido capturado por unos ladrones y me ha pedido que viniese con sus botas a buscar todo el oro y la plata que tengáis para que lo liberen.

La mujer creyendo la historia se lo entregó todo, y el hábil Pulgarcito regresó a su casa con todas las riquezas donde sus padres y hermanos lo esperaban. Desde ese día nadie de esa familia volvió a pasar necesidades.

Pero este no es el fin, pues Pulgarcito ayudó durante muchos años al Rey pues le sirvió como mensajero, usando las botas mágicas del ogro, entre su ejército y él. De este modo logro incrementar aún más su fortuna y cuando ya tuvo suficiente regresó a su casa donde vivieron felices para siempre.

Pulgarcito

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.3/5 (44 votos).

También te interesará:

Envía un comentario
Más en Cuentos populares, Cuentos tradicionales
El gato con botas
El gato con botas

Versión 1: Cuento de El gato con botas Érase una vez un viejo molinero que tenía tres hijos. El molinero...

Cerrar