Menú

Cuento Disney: Los Aristogatos

Los Aristogatos

A pesar de ser viuda, Madame Adelaida Bonfamille era muy feliz. Su casa era bella y gracias a la lealtad y buen empeño de su mayordomo Edgar, en ella todo estaba ordenado y marchaba bien, por lo que su fortuna no mermaba en lo más mínimo.

Pero lo que más feliz la hacía de todo era la belleza y buenos hábitos de sus gatos, los que sin dudas estaban entre los más afortunados de la gran urbe parisina, pues tenían todas las atenciones y comodidades que un gato doméstico pudiese desear, al punto de que eran conocidos en el vecindario como los aristogatos (por aristocracia) de Madame Adelaida.

Duquesa, la mayor de las mascotas, era una bella gata blanca. Además de ella, en la gran mansión vivían sus tres pequeñines: Marie, que cantaba con dulzura y simulaba en belleza a su madre; Beriloz, que tocaba el piano con gran habilidad; y Toulose, que pintaba y desbordaba creatividad, pero también picardía.

Los tres eran orgullo de Duquesa y de Madame Adelaida, las que aspiraban que al igual que la gran gata blanca, los pequeños se convirtieran en grandes nobles, en unos verdaderos aristogatos.

La felicidad y armonía en casa de Madame Adelaida se rompería súbitamente.

Resulta que esta llamó un día a su abogado con el objetivo de hacer su testamento, pues consideraba que ya iba siendo tiempo por su edad.

En el documento, legó toda su fortuna y mansión a sus felinos, cuyo cuidado encargaba al mayordomo Edgar, quien a su vez heredaría todo una vez los animales no estuvieran.

Al tanto de esto, el mayordomo fui víctima de la codicia. Pensó que para ver reciprocado todo su trabajo, lealtad y dedicación de los últimos años, debería esperar mucho tiempo, pues cada gato se decía que tenía siete vidas.

Por ello, dejándose llevar por las ambiciones más bajos que suelen nublar el juicio de las personas, ideó un malévolo plan que no dudó en llevar a cabo.

Este consistió en encerrar a los cuatro gatos en una bolsa y llevarlos bien lejos de la casa, para lanzarlos a un río y cerciorarse que los animales no fuesen obstáculos para heredar la fortuna de la señora a la que había servido tanto tiempo.

Así lo hizo y si no hubiese sido por un gato callejero, llamado Tomás O´Malley, su plan hubiese resultado.

Duquesa y sus hijos habían logrado salirse de la bolsa y del río, pero tras pasar una noche con mucho frío y sin saber dónde estaban y cómo regresar a su casa, O´Malley, que era como el pequeño Toulose adulto, acudió en su socorro y prometió ayudarles a regresar a su hogar.

De esta forma, acompañados por un verdadero conocedor de la calle y de todos los recovecos de París, Duquesa y sus pequeños estaban felices, pues sabían que volverían a la comodidad de la mansión, bajo los gratos cuidados y amor de Madame Adelaida.

Desde el pirncipo O´Malley quedó prendado de Duquesa y le agradaron los niños, y aunque los ayudaría de buena fe, lamentaba el hecho de que pronto volverían a separarse.

El camino a la mansión era largo, por lo que tuvieron que pasar la noche en otra barriada de París.

O´Malley les dijo que podían descansar en su buhardilla y a la mañana siguiente reemprenderían viajes con más energía, algo que aceptó Duquesa.

Sin embargo, cuando llegaron al recinto de su salvador, había muchos otros gatos que habían irrumpido en él.

Se trataba de Gato Jazz, amigo de O´Malley, y los integrantes de su banda, los que dieron una calurosa bienvenida e hicieron disfrutar su música a las Aristogatos, que nunca antes se habían divertido de tal forma.

A la mañana siguiente llegó el momento de la despedida. Tanto los pequeños como Duquesa le habían tomado mucho aprecio a O´Malley y no concebían el hecho de que ya no volvieran a verse.

..

Resulta que cuando los gatos entraban de nuevo en la mansión, entusiasmados por volver a ver a Madame Adelaida, Edgar, que los había visto con antelación, les tenía una trampa tendida.

Los había vuelto a encerrar y se disponía a mandarlos en una caja a un país muy alejado, del cual nunca podrían volver a regresar.

Por suerte, un pequeño ratón amigo de Duquesa presenció la escena y bajo las indicaciones de esta, acudió a la buhardilla de O´Malley para que una vez más fuese al rescate.

Sin dudarlo, el gato callejero y galán, que ya había conquistado el corazón de Duquesa, fue acompañado por sus amigos músicos a rescatar a sus amigos aristócratas. Hacerlo no le tomó gran trabajo y con zancadas y arañazos logró salvar a sus amigos y meter a Edgar en la caja, con lo 1ue fue el mayordomo quien nunca más regresó a la mansión.

De esta forma Madame Adelaida recuperó a sus gatos, a los que siguió dando los mismos caprichos y atenciones de siempre, con una diferencia; ahora el grupo tenía un nuevo miembro, O´Malley, pareja de Duquesa y todo un padre para los tres pequeñines y futuros Aristogatos, a los que también les gustaba el Jazz y la vida en las calles de París.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.4/5 (562 votos).

También te interesará:

3 comentarios
  1. alondra
    Responder

    Es muy buena esa historia.

  2. la
    Responder

    Esta es un historia que me lei, tengo quatro años y me gusta mucho.

  3. Alexa
    Responder

    Si es súper increíble esa historia.

Envía un comentario
Más en Cuentos Disney
Cuento: El libro de la selva
El libro de la selva

Como cada tarde la pantera Bagheera fue al río a saciar su sed, pero ese día estaba destinado a que...

Cerrar