Menú

Cuento Disney: El libro de la selva

El libro de la selva

Como cada tarde la pantera Bagheera fue al río a saciar su sed, pero ese día estaba destinado a que pasase algo distinto, que cambiaría su rutina.

A la orilla del río había una pequeña embarcación en ruinas, de cuyo interior provenía el lamento de un pequeño humano. Bagheera no quiso dejarlo allí solo, donde podría morir de inanición o ante el apetito voraz de cualquier otro depredador de la jungla, por lo que lo tomó y lo llevó a la manada de lobos que habitaba por allí, para dejarlo a su cuidado.

En la manada el niño fue recibido como un hijo de la jungla más y fue nombrado Mowgli.

El criarse en la selva con lobos convirtió a Mowgli en una criatura salvaje, pero con cuerpo y sentimientos humanos, que gozaba de las simpatías de todos los animales excepto uno: el tigre Shere Khan, quien advirtió que iría a por el muchacho para devorarlo.

Shere Khan odiaba a los hombres y no permitiría que uno en la jungla le disputase su reinado.

Ante el inminente peligro que el sanguinario tigre representaba para Mowgli, los lobos le dijeran a su protectora, la pantera Bagheera, que lo llevase a la aldea de hombres más cercana que hubiese, pues allí es donde más seguro estaría.

Bagheera aceptó, contra la voluntad de Mowgli que no temía al tigre, y lo hizo emprender un viaje junto a ella en busca de la aldea.

El viaje del singular binomio tuvo muchas peripecias.

Una noche treparon a un árbol para dormir y una enorme serpiente, conocida como Kaa, hipnotizó al niño para engullirlo.

Gracias al rápido accionar de Bagheera esto no sucedió y pudieron seguir su camino, en el que tropezaron con una banda de elefantes, que funcionaban como la patrulla de la jungla, encargada de velar por el orden en la misma.

A Mowgli le encantó el estilo de estos elefantes y quiso desfilar con ellos, lo cual molestó mucho al jefe de la patrulla, quien no quiso dañar al muchacho pero pidió a la pantera que se lo llevase urgentemente de allí.

Molesto por tener que seguir viaje hacia un sitio en el que no quería estar, el chico escapó del control de su protectora hacia las profundidades de la selva, donde conoció a un perezoso y simpático oso llamado Baloo.

Este hizo de inmediato buenas migas con el muchacho y le dijo que lo enseñaría a ser un buen oso despreocupado como él.

Cuento Disney: El libro de la selva

A Mowgli le encantó la idea y comenzó a aprender de Baloo todo lo que necesitaba para ser un gran oso como él.

Pero sucede que al percatarse de la presencia del niño por esos alrededores, los monos Bandar Long lo raptaron para llevarlo ante su líder King Louie, un orangután cuyo estado mental emulaba con la locura.

King Louie no quería dejar ir a Mowgli hasta que no le revelase el secreto del fuego, algo que el chico no sabía porque no había estado nunca entre humanos.

Por suerte Bagheera y Baloo, que se habían juntado ante la desaparición de Mowgli, dieron con su paradero y lo rescataron de los locos monos Bandar Long, no sin antes protagonizar una curiosa lucha cuya consecuencia fue la destrucción del templo de King Louie.

Tras mucho discutir como buenos amigos que eran, la pantera convenció al oso y al niño de que lo mejor era que este último estuviese con sus semejantes. Allí tendría más seguridad y ello no implicaba que dejasen de verse de vez en cuando.

Cuando faltaba poco para llegar a la aldea el tigre Shere Khan fue al encuentro de Mowgli para matarlo, pero Baloo intercedió en su defensa y se batió fieramente con el depredador.

A pesar de su habilidad, Baloo tenía las de perder, razón por la que Mowgli acudió a la pelea con una rama prendida con fuego, que se había incendiado ante el impacto de un rayo en un árbol cercano, y causó temor en el fiero felino, que huyó despavorido.

Así, el trío de amigos reemprendió viaje hasta que por fin llegaron a las inmediaciones de la aldea.

No hizo falta que ninguno de los dos animales convenciese a Mowgli de que allí debía estar, pues este quedó prendado de una bella niña que merodeaba por allí, buscando agua, y sin dudarlo y apenas despedirse de sus amigos, la siguió.

Baloo quedó entristecido pero al igual que Bagheera comprendía que el hijo de la jungla estaba donde le correspondía, entre hombres, aunque en la selva siempre tendría fieles y adorables amigos.

El libro de la selva

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.4/5 (867 votos).

También te interesará:

Envía un comentario
Más en Cuentos Disney
Cuento: La Cenicienta
La Cenicienta

Cuenta una vieja historia que en un bello país había un rico comerciante que tenía una bella hija llamada Cenicienta....

Cerrar