Menú

Cuento de amor: Como Silvia aprendió a leer

Como Silvia aprendió a leer

Silvia era una niña dulce, atenta y cariñosa. Sus padres no tenían ninguna queja de ella, excepto que era demasiado perezosa. Le gustaba perder el tiempo cazando mariposas o simplemente haciendo nada.

Esto se convirtió en un problema cuando Silvia empezó en el colegio. No se es esforzaba en aprender a leer, ni tan siquiera mostraba un poco de interés. Su mamá incluso contrató a una profesora que se pasaba largas horas intentando que al menos se concentrara.

– “No sirve de nada”, – le decía la señora a la madre de Silvia, – “no le interesa aprender”. – Ya casi estaba a punto de darse por vencida la profesora, cuando ocurrió lo inesperado.

Resulta que un día asistió al encuentro con Silvia, llevando a su hijo que era un poco mayor. El corazón de Silvia latió fuerte al verlo y no supo nunca por qué, sus ojos brillaron de una manera que solo su madre supo descifrar. Aquel día la niña prestó toda la atención que pudo, hasta que terminó el encuentro y se dirigió al patio donde se encontraba el niño esperando.

– “Hola Silvia”– dijo el niño, –“¿cómo te fue hoy? Sé que mi mamá ha estado enseñándote a leer pero dice que no quieres aprender”.

Silvia apenada lo miró y consintió. Nunca había sentido vergüenza en su vida.

Pasaron los días y los niños se hicieron buenos amigos, montaban patines en el parque y disfrutaban de lo lindo. Llegaron las vacaciones estivales y el niño tuvo que irse a casa de su papá, donde iba a pasar el verano. Antes de irse prometió enviarle una postal y un regalo a Silvia.

Pasaron las semanas y Silvia cada vez se esforzaba más, para sorpresa de su madre. Un día llegó el cartero con una caja en la que Silvia anhelaba que estuviese la postal prometida. Sobre ella se encontraba rotulado “Para Silvia Mathew. Si puedes leer lo que dice en el exterior de esta caja, entonces te puedes quedar con lo que contiene”. Y como Silvia pudo leer cada palabra con total claridad y fluidez, pudo disfrutar de la postal que le enviaba su amigo, junto a la que se encontraban unos hermosos patines.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.5/5 (6679 votos).

También te interesará:

16 comentarios
  1. Rocío
    Responder

    Están muy bien los cuentos.

    • amd
      Responder

      muy bonitos los cuentos

    • Vale
      Responder

      Ay me encantan porque mi hermana se duerme en unos minutos.

  2. paty
    Responder

    Increíbles, la verdad me encantaron para leerle a mi pequeño antes de dormirse

  3. Linda
    Responder

    Muy bonitos, siempre le leo a mi hija, sólo q a mitad se queda dormida.

  4. adriana
    Responder

    Muy bonitos los cuentos.

  5. angelica
    Responder

    Excelentes cuentos.

  6. Bertha
    Responder

    Gracias Chiquipedia por crear cuentos para los niños!!!

  7. Fredi Cabañas
    Responder

    Excelente los cuentos…

  8. Mía Gemetro
    Responder

    Me encantan las historias. Son cortas pero enseguida los niños se duermen!

  9. katty
    Responder

    Me gusta mucho leer y este cuento aunque no tiene muy buen final me gusto mucho y esta muy excelente este cuento infantil, este cuento se lo ley a mis primos y se quedaron impresionados y quisieron que les lea mas, gracias chiquipedia por hacer cuentos tan bonitos y entretenidos para los niños.

  10. isabella merecuana
    Responder

    Estos cuentos estan geniales, pregunta: puedes crear más?

  11. karla
    Responder

    Me gustaron estos cuentos, gracias Chiquipedia por hacer cuentos cortos😀😊☺😁

  12. Leticia
    Responder

    Muy agradecida por contar con estos cuentos, para formar el buen hábito de la lectura y pasar buenos momentos con mis niños (nietos)

  13. Maria
    Responder

    Me encantaron los cuentos te dejan enseñanzas

  14. Ivett
    Responder

    Para que edad son cada cuento

Envía un comentario
Más en Cuentos de amor
El bizcocho de la abuela

Esther era la abuela que todo niño desearía tener. Tenía el pelo blanco recogido en un gran moño y una...

Cerrar