Menú

Fábula para niños: El cazador desafortunado

El cazador desafortunado

Esta es la historia del cazador más desafortunado de todos, Juan, que el día de la boda de su hermana debía aportar el plato fuerte que engalanaría el convite nupcial.

Juan había sido instruido por su madre de cazar una liebre, pues la casamentera quería conejo en el banquete, pero resulta que apenas salió a cazar y divisó una liebre, Juan apuntó el gatillo en vano.

Tenía más puntería que nadie, pero ese día las balas no impactaron a la presa y cayeron al suelo. Juan creyó haber escuchado una voz desde el interior de la escopeta y luego vio cómo la liebre a la que había disparado se paseaba por delante de él vestida de novia y con un ramo de flores.

Resulta que el animal también se casaba y esto pareció muy raro a Juan, que comprendió que cosas raras estaban pasando ese día.

Por ello decidió cambiar su objetivo y fue a la captura de un bello faisán, pero apenas apretó su gatillo las balas volvieron a caer al suelo y el bello animal huyó de ese desafortunado cazador.

Rabioso Juan fue entonces a por un enorme pájaro que había en un árbol cercano. Apuntó bien como siempre, pero al disparar los proyectiles fueron al piso como hormigas y no al frente, como debía ser.

Impotente y consciente de la refriega que le darían su madre y hermana por ir con las manos vacías el día de la boda de esta última, Juan regresó a casa preguntándose qué diablos pasaba ese día. Su escopeta hablaba y escupía los proyectiles, como no queriendo dañar a ningún animal.

Cuando llegó a la casa su mamá le preguntó qué había cazado.

Juan no pudo más que decir:

-Tres rabietas enormes. ¿Tienes cómo cocinarlas?

Desde ese día a Juan se le conoció como el cazador desafortunado, aunque había sido siempre el de mejor puntería.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.3/5 (176 votos).

También te interesará:

1 comentario
  1. ilse yamileth
    Responder

    Pobre Juan debe estar feliz por tener buena punteria.

Envía un comentario
Más en Fábulas para niños
Fábula: La ballena feliz
La ballena feliz

La ballena Sally era conocida en el mar como una ballena muy feliz, que continuaba andaba haciendo piruetas y jugueteando...

Cerrar