Menú

Fábula con moraleja: La tortuga y el águila

La tortuga y el águila

Había una vez una tortuga muy inconforme con la vida que le había tocado, y que en consecuencia no hacía otra cosa que lamentarse.

Estaba realmente harta de andar lentamente por todo el mundo, con su caparazón a cuesta.

Su más profundo deseo era poder volar a gran velocidad y disfrutar de la tierra desde las alturas, tal y como hacían otras criaturas.

Un día un águila la sobrevoló a muy baja altura y sin pensárselo dos veces la tortuga le pidió que la elevara por los aires y la enseñase a volar.

Extrañada el águila accedió al pedido de lo que le pareció una extraña tortuga y la atrapó con sus poderosas garras, para elevarla a la altura de las nubes.

La tortuga estaba maravillada con aquello. Era como si estuviese volando por sí misma y pensó que debía estar maravillando y siendo la envidia del resto de los animales terrestres, que siempre la miraban con cierta compasión por la lentitud de sus desplazamientos.

-Si pudiera hacerlo por mí misma –pensó. –Águila, vi cómo vuelas, ahora déjame hacerlo por mí misma –le pidió al ave.

Más extrañada que al inicio el águila le explicó que una tortuga no estaba hecha para volar. No obstante, tanta fue la insistencia de la tortuga, que el águila decidió soltarla, solo para ver cómo el animal terrestre caía a gran velocidad y se hacía trizas contra una roca.

Mientras descendía, la tortuga había comprendido su error, pero ya era tarde. Desear y atreverse a hacer algo que estaba más allá de sus capacidades le había costado la vida, una vida que vista desde esa perspectiva ya no le parecía tan mala.

Ese mismo razonamiento fue hecho por el águila, que contrario a la tortuga se sentía muy satisfecha y conforme con lo que la naturaleza le había dado.

La tortuga y el águila

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.5/5 (2040 votos).

También te interesará:

3 comentarios
  1. Karina Andrea Fajardo Paz
    Responder

    estos cuentos son fabulosos pero los quiero un poco mas cortos

  2. evi bersai
    Responder

    Estan bonitas las fabulas lo que mas me gusto es como esta escrito la fabula sin faltas de autografia por que en otras paginas si tienen faltas de autografia

  3. Maria palomares
    Responder

    Me encantan las fábulas y cuentos, cada noche les leo a mis hijas, no se conforman con uno .😊

Envía un comentario
Más en Fábulas con moraleja
El dueño del cisne

Dicen que los cisnes son capaces de entonar bellas y melodiosas notas, pero sólo justo antes de morir. Desconocedor de...

Cerrar