Menú

Fábula con moraleja: El Doctor y el enfermo

El Doctor y el enfermo

Había un enfermo internado en un hospital, que cada día se sentía más mal y no veía mejoría alguna en su estado.

Una tarde el médico pasó en sus habituales rondas y le preguntó qué lo aquejaba, qué síntomas lo hacían sentirse mal.

El enfermo le confesó que sentía que sudaba más de lo común, a lo que el médico respondió, sin detenerse a chequearlo:

– Eso está bien.

Un día después el doctor volvió a visitar a su enfermo y le preguntó nuevamente qué lo aquejaba.

– Siento que tiemblo y tengo más escalofríos que en cualquier otro momento de mi vida –dijo el paciente.

– No te desconsueles, eso está bien –agregó el doctor.

Otra vez al día siguiente pasó lo mismo y el doctor preguntó al hombre que qué síntomas presentaba como para sentirse enfermo.

Preocupado, el enfermo le dijo:

-Doctor, he tenido diarrea y no se van los restantes síntomas.

-Eso está bien –ripostó el doctor, que ya se iba del lugar cuando escuchó que el enfermo le decía a un familiar que lo visitaba:

– Creo que de tanto estar bien me estoy muriendo. Cada día estoy peor.

El doctor se sonrojó por la vergüenza y desde ese momento comenzó a tomarse verdaderamente en serio la salud de sus pacientes. Comprendió que hay profesiones que imponen constancia, seriedad y preocupación, y que uno no puede andar jugando con la vida y bienestar de los demás.

El Doctor y el enfermo

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.4/5 (1463 votos).

También te interesará:

3 comentarios
  1. Estela Jiménez Sandoval
    Responder

    Me agradan estas moralejas para los niños, así es facil aprender

  2. Faissal
    Responder

    Quiero que me envien cuentos.

  3. brave_2005_8
    Responder

    Es una de las formas mas faciles para aprender dichos y moralejas de la vida.

Envía un comentario
Más en Fábulas con moraleja
Fábula: El León y el Ciervo
El León y el Ciervo

Temido por todos los animales de la selva un fiero león empezó a rugir con fuerza, sin conocerse el motivo...

Cerrar