Menú

Fábula com moraleja: El Niño y los Dulces

El Niño y los Dulces

Pedro no sabía de la avaricia o la ambición, ni de todo el daño que esto podía hacer a las personas.

Era un niño sano y juguetón como otro cualquiera, pero su glotonería y su afición por los dulces eran los atributos por los que más se le conocía.

Un día descubrió un recipiente repleto de dulces y sin pensarlo ni averiguar de quién eran, introdujo su mano y agarró tantas golosinas como pudo. Cuando trató de retirar su mano se dio cuenta que no podía y como no quería dejar escapar ningún dulce de los que había cogido, lo cual le permitiría sacar la mano, empezó a llorar desconsoladamente.

Su amigo Juan lo vio y le dijo:

-Pedro, si te conformas con la mitad o un poco menos de lo que has tomado podrás sacar tu mano de ahí y disfrutar algunos dulces. La avaricia no te permitirá hacer ni lo uno ni lo otro.

Así, Pedro siguió el consejo y disfrutó de sabrosos dulces. Desde ese día comprendió que la ambición y la avaricia pueden ser verdaderamente dañinas y prohibitivas para el desarrollo y crecimiento de un ser humano.

El Niño y los Dulces

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.5/5 (5088 votos).

También te interesará:

6 comentarios
  1. Sonia Barraza Sanchez
    Responder

    Me es muy útil su pagina ya que encuentro fabulas y cuentos aptos para niños de preescolar, gracias por su aportación.

  2. camila jativa
    Responder

    Muy lindas fabulas.

  3. emilia montenegro
    Responder

    Que lindas fabulas y son tiernas por sus historias.

  4. emilia montenegro
    Responder

    Si, es verdad que son lindas.

  5. Rene Cortez
    Responder

    Muy lindas fabulas para mis cachorros con ello aprenden a vivir y ser considerados con los demas gracias por compartirlas

  6. angelica
    Responder

    Que bonitos sus cuentos.

Envía un comentario
Más en Fábulas con moraleja
Fábula: El Toro y las Cabras
El Toro y las Cabras

Había una vez un toro y tres cabras que, como se criaron juntos desde pequeños en una verde pradera, eran...

Cerrar