Menú

Cuento para pensar: El agua mágica para el rey

El agua mágica para el rey

Érase una vez en un antiguo reino, existió un rey que tenía tres hijos. Un buen día, el rey cayó bajo una terrible enfermedad, y con el paso del tiempo, perdió las ganas de comer, de reír y hasta de conversar. Preocupados por la salud de su padre, los tres príncipes buscaban cualquier remedio que ayudara a curarlo, pero todos sus intentos eran en vano.

Cuando ya no sabían qué hacer, se les acercó entonces un extraño anciano y les dijo lo siguiente: “Vuestro padre sufre una grave enfermedad, una enfermedad que sólo se cura con un agua mágica”. Y tan pronto como terminó de hablar, el anciano desapareció ante los ojos de los príncipes.

Sin dudarlo ni un segundo, el mayor de los hermanos ensilló su caballo y marchó a toda velocidad hacia el bosque. A mitad de camino, se tropezó con un duendecillo azul que cruzaba el camino justo en ese momento.

– ¿A dónde vas, jovenzuelo? – preguntó el duende.

– ¿A ti qué diablos te importa, enano? Quítate de mi camino – gritó el príncipe sin contemplación.

Pero aquel duende era una criatura mágica, y tanto se enfureció por aquella respuesta que maldijo al chico desviando su camino hacia un bosque encantado.

Al ver que su hermano no regresaba, el mediano de los príncipes decidió ensillar también su caballo y salir a buscar el agua de la vida para su padre. Cuando cruzaba el bosque a toda velocidad, volvió a aparecer de repente el duendecillo mágico.

– ¿A dónde vas, jovenzuelo?

– Aparta imbécil, no tengo tiempo para preguntas estúpidas.

El duende no pudo contener su enfado, y nuevamente lanzó una maldición para el príncipe enviándolo hacia el bosque encantado.

Finalmente, el más pequeño de los hermanos también decidió probar su suerte, y tras ensillar su caballo partió por el mismo camino hacia el bosque. Al verlo acercarse, el duende azul salió a su encuentro.

– ¿A dónde vas, jovenzuelo?

– He de buscar el agua mágica para curar a mi padre que está gravemente enfermo, pero no tengo la menor idea de dónde pueda encontrarla.

“Yo te lo diré”, exclamó el duende con alegría, pues finalmente alguien le había tratado con respeto y consideración. Tras una breve explicación, el príncipe entendió todo lo que tenía que hacer y se puso en marcha nuevamente. Así anduvo dos o tres horas caminando hasta llegar a un castillo embrujado en lo más profundo del bosque.

A la entrada de aquel castillo, existían dos leones enormes y feroces, pero el príncipe no tuvo miedo, pues el duende le había dado una varita mágica y dos panes. Con la varita mágica, el chico pudo abrir la puerta principal del palacio, mientras que los panes sirvieron para entretener a los leones.

Antes de entrar al lugar, el príncipe recordó entonces las palabras del duende: “A las doce de la noche, las puertas del castillo se cerrarán y quedarás atrapado para siempre. Date prisa y no demores en salir”. Y así lo hizo el valiente joven.

Tras atravesar un largo pasillo, el príncipe pudo encontrar finalmente la fuente del agua mágica, y sin tiempo que perder, recogió un poco de aquella agua en un frasco de cristal y se dispuso a salir del lugar a toda velocidad. Sin embargo, en ese momento, se apareció ante los ojos del chico una hermosa muchacha de cabellos rubios como el oro.

“Gracias por venir a rescatarme. Llevo mucho tiempo en este lugar hechizado y pensé que jamás podría salir. Sé que no tienes tiempo, pero si vienes antes de un año, me convertiré en tu esposa”, y dicho aquello, el príncipe no tuvo más remedio que apurarse para salir del castillo, no sin antes prometerle a aquella muchacha que regresaría a buscarla lo más pronto posible.

Camino de regreso, el príncipe se topó nuevamente con el duende, a quien agradeció por su gran ayuda y le pidió de favor que trajera de vuelta a sus hermanos. Como el duende no era un duende malo, liberó a los dos príncipes mayores, y regresaron los tres hijos para encontrarse con su padre.

En poco tiempo, el rey se recuperó completamente, y para celebrar su sanación, convocó a un gran banquete. Sin embargo, el más pequeño de los príncipes se mostraba triste y pensativo. No había podido olvidar a aquella hermosa muchacha del castillo encantado.

Cuando su padre le preguntó, el más pequeño de los príncipes les contó toda la historia, pero como sus hermanos eran muy envidiosos, se adelantaron para rescatar a la princesa. De esta manera, los jovenzuelos llegaron al castillo embrujado, donde la hermosa muchacha había colocado una larga alfombra de oro a la entrada, advirtiéndole además a los guardias que no dejaran pasar a nadie que no caminara por el centro de dicha alfombra.

El más grande de los hermanos, cuando se dispuso a entrar al castillo, no quiso estropear la alfombra de oro y decidió caminar por el borde del pasillo, pero los guardias le negaron la entrada al momento. El príncipe mediano también quiso probar suerte, pero al ver la alfombra de oro pensó que sería mejor entrar al castillo por otra puerta, y también le negaron la entrada.

Finalmente, llegó el más pequeño de los hijos del rey, y al ver la princesa a lo lejos, no pudo contener su alegría y atravesó todo el castillo sin darse cuenta de la alfombra de oro que descansaba sobre el piso. Así, quedó demostrado una vez más que el amor triunfa por encima de todo lo demás, y por supuesto, los dos jóvenes se casaron tan pronto llegaron al reino, y fueron muy felices para toda la vida.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.5/5 (386 votos).

También te interesará:

Envía un comentario
Más en Cuentos para pensar
Los tres ogros
Los tres ogros

Había una vez, un niño laborioso y bueno de nombre Iker. Junto a su padre, el pequeño Iker despertaba cada...

Cerrar