Menú

Cuento de Navidad: Un paseo en el trineo de Santa

Un paseo en el trineo de Santa

Era la víspera de Navidad y Carlitos había decidido que ese año iba a quedarse toda la noche despierto esperando la llegada de Santa. El niño hacía tiempo que se preguntaba cuál era la magia que le permitía volar por sobre toda la ciudad, visitando cada chimenea de cada casa.

Sus ojos se cerraban de sueño, cuando vio pasar a través de su ventana un diminuto trineo conducido por un anciano de barba blanca, abrigado de pieles de la cabeza a los pies y todo sucio de hollín.

– “Es ese, tiene que serlo”, – pensó Carlitos quien bajó corriendo al salón en el que ya se encontraba Santa llenando los calcetines de regalos. Sin temor ninguno se le abalanzó encima, rodeando apenas con sus manitas la panza redonda de Santa.

Santa lo miró tiernamente con sus mejillas rosadas y con una mueca sonriente que marcaba sus hoyuelos le preguntó. – “¿Qué haces todavía despierto, no sabes que hasta mañana no puedes ver tus regalos?”

A lo que Carlitos le contestó firmemente. – “Santa te he estado esperando toda la noche porque quiero pedirte un regalo especial en esta Navidad. Quiero que me lleves contigo en tu trineo y me dejes ayudarte a repartir la alegría y los regalos a los niños”.

Santa lo pensó durante unos segundos y viendo que el niño esperaba impacientemente una respuesta le contestó. – “Pues sabes que, esta noche vas a hacer mi copiloto, te has portado muy bien este año así que te lo mereces”.

Subieron sin más al trineo lleno de juguetes que estaba aparcado en el techo y volaron por los cielos más rápido que un viento huracanado. Durante el camino Santa silbaba, reía y llamaba a sus renos por sus nombres ¡Corran Trueno y Cometa! ¡Más rápido Saltarín! ¡Vamos Centella! ¡Apúrense que los niños esperan! Y casi en un parpadear Carlitos y Santa visitaron todos los hogares de la ciudad, dejando los regalos de cada niño.

A la mañana siguiente Carlitos se levantó de su cama y recordó cada detalle de la increíble noche que había pasado. Sin saber si aquello había sido un sueño o realmente había ocurrido, bajó corriendo las escaleras y encontró sus regalos. De algo sí estaba seguro, y es que Santa había estado allí.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.4/5 (2398 votos).

También te interesará:

10 comentarios
  1. claudia Roa G.
    Responder

    muy interesante, estoy estudiando para técnico en párvulos primer ciclo y en computación nos pidieron disertar sobre una pagina web educativa y ustedes me están ayudando gracias mil.

  2. Luz danny
    Responder

    Me fascinan sus cuentos y a mi hija que tiene 6 años también. Muchas gracias.

  3. Wanda
    Responder

    Cada noche mi hijo no se va a dormir sin su cuento. Como me quedé sin repertorio consulté online y los conocí. Son hermosos los cuentos. Los recomiendo. Me gustaría algunos viejito de los hermanos Grimm.

  4. grace
    Responder

    Muy buenos los cuentos me dieron una asignación de buscar cuentos de navidad y esos me ayudaron muchísimos muchas gracias!!

  5. Nancy González
    Responder

    Muy bonitos y entretenidos

  6. Lisbeth
    Responder

    Son fascinante sus cuentos, a mi niña de siete años le encantan, si es posible quiere que cada hora le cuente uno. Gracias por haber creado esta página para nuestros pequeños(as)

  7. Jacqueline
    Responder

    Su página es maravillosa, me encanta, porque aqui los padres tienen una manera muy sencilla de buscar entretenimiento educativo y bonito a sus hijos

  8. daniela
    Responder

    Estan padrisimos los cuentos

  9. jan
    Responder

    Son muy buenos los cuentos, ya los ley todos porfa miro cada dia a ver si hay nuevos cuentos. Espero que leas esto porfa quiero mas cuentos.

  10. Ivana zanotti
    Responder

    Hermosos mis hijos, super felices se van a dormir💕

Envía un comentario