Menú

Fábula corta: El lirón tacaño

El lirón tacaño

Había una vez una familia topo que vivía muy próximo a la guarida de un lirón. Un día el menor de los topos se acercó a la puerta del lirón y le dijo:

– Muy buenos días tenga usted Don lirón, mi mamá me ha mandado porque quiere que usted le preste medio kilo de harina para hacer una pastel. A pesar de que don lirón era muy tacaño le dio de muy mala gana la harina porque la señora topo en varias ocasiones lo había ayudado.

Unos minutos más tarde volvió el pequeño topo a la puerta de don lirón para pedirle medio kilo de azúcar. Esta vez don lirón no quiso acceder pero para no negarse en vez de darle azúcar le dio sal.

Al llegar la noche don lirón volvió a sentir unos toques a la puerta, y cuando abrió vio a la familia de topos completa y traían una torta y todos juntos dijeron

– ¡Muchas felicidades! Aquí le traemos este pastel que hemos preparado con mucho amor para usted por su cumpleaños.

Don lirón se quedo muy asombrado al ver tal gesto y para demostrar su agradecimiento accedió a comérsela después sin decir que la torta en vez de azúcar tenía sal.

Moraleja: Si eres de esos que les gusta engañar a los demás, en algún momento tu vas hacer engañado.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone
Calificación: 4.4/5 (1476 votos).

También te interesará:

Envía un comentario
Más en Fábulas cortas
El lobo hambriento

Esta historia ocurrió una mañana cuando el labrador había terminado de trabajar  en sus campos y llevo a los bueyes...

Cerrar