Menú

Fábulas de amor

Las mejores moralejas de amor para niños

Las fábulas tienen un valor didácticos para los niños y también para los más adultos porque a través de una historia te explica lo que está bien y lo que está mal sobre los valores de la vida. Puede ser sobre la amistad, la codicia, avaricia, el amor y mucho más, son cientos los valores que son explicados a través de la famosa moraleja final. Estos relatos suelen tener un formato corto de fácil lectura con personajes protagonizados por animales con voces, en otras ocasiones también existen personajes inanimados. Otra característica propia de las fábulas es su tipo de escritura, principalmente en prosa y en versos.

Para enseñarnos valores de la vida cotidiana existen cientos de fábulas románticas que tras su contexto se esconde una gran enseñanza para cada uno. Si leemos el libro de Esopo donde encontramos decenas de estos escritos, encontraremos la más famosa que nos enseña a cooperar entre uno y los otros; estamos hablando de “la liebre y la tortuga”. Pero existen otras categorías en este género literario, entre los que encontramos las fábulas de amor.

Esta categoría nos permite conocer el amor y explicar lo que con palabras sería complicado. Las fábulas de amor nos enseña a amar, a que esta emoción que vivimos cada día es parte fundamental de la vida. Y que el amor es para siempre, como nos enseña la moraleja de la fábulas  de “el amor y el tiempo”. Cada escrito como fábula, suele terminar con la explicación de la moraleja, aunque en el texto se puede entender el valor que se intenta explicar a través de este pequeño cuento. Gracias a esto, se puede jugar con los más pequeños a conocer que significa cada fábula para cada uno. Finalmente se puede decir la moraleja final indicada en el texto y compararlas con la moraleja que ha dicho cada participante.

Estos relatos cortos no simplemente nos sirve para dotarnos de nuevos valores y enseñanzas de la vida, también nos permite jugar con ellos, conocer nuevas palabras, nuevas historias y de paso entrenar nuestra memoria. Si los más pequeños nos escuchan cada día recitar una fábulas de amor, llamaremos la atención, le inculcaremos un nuevo valor y además fomentaremos la lectura. Estos escritos son altamente recomendados para los niños por sus animales protagonistas, lo que permite que los niños presten atención rápidamente. Enséñale sobre el amor, la vida, la amistad y mucho más a través de divertidos relatos.

¡Comparte, aprende y diviértete!
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone